Estrellas

La vida se tornó efímera cuando deje mi hogar, un puto en el mapa tranquilo y apacible, la gente aquí era regularmente tranquila, todos se conocían pues mi hogar era pequeño, relativamente hablando; mis amigos salieron de su hogar no hace mucho, me incitaban a acompañarlos para que fuéramos los tres grandes a la vez y que fuera más sencillo para nosotros llegar a nuestro destino, yo por mi parte preferí no hacerlo, aún tenía cosas que arreglar, y cosas que hacer con los míos, pero no quería decirles que mi llamado no había llegado.

El llamado de mis padres llego en su juventud, de mi hermana mayor antes de su vida media, pero a mí, no me ha llegado, estoy en esa transición de la juventud a la vida media, y no sé qué pasara.

No me preocupo claro está, nunca me ha gustado preocuparme por cosas que estan dentro de nuestra naturaleza, es lo mismo que casarse, tener familia, encontrar a alguien, amar; viaje por última vez a la manteña donde se mira todo mi hogar, el atardecer es hermoso, el cielo lleno de nubes hasta el horizonte, es magnífico estar aquí, siempre que vengo a este lugar sucede lo mismo, el viento sopla como si fuese a levantarme y llevarme a volar, las hojas se arremolinan alrededor mío y los recuerdos de una vida que no conozco pero me resulta familiar.
Es un cuarto, donde el techo es fluorescente en tonos azules, me siento tranquilo, cómodo; no tengo idea de porque siempre vengo a este lugar si las alturas me producen pánico, pero esos recuerdos me resultan tranquilos y apacibles, me levanto al techo en mis recuerdos, colores azules destellan en mi vista, pero no logro reconocer las formas, entonces todo se oscurece y el viento deja de soplar, las hojas caen lentamente, es hora de regresar a casa.

Algo me detiene, siento la espalda caliente, mis recuerdos de la montaña se presentan como flases en mi mente, el aire sopla hacia el declive de la montaña, intento caminar pero el aire es más fuerte, el calor se extiende a mi nuca y brazos, las formas azules se manifiestan alrededor mío, mis recuerdos cesado, puedo sentir las formas, el aire me levanta, huele a calor, las formas giran y yo ya no me siento caliente, mi cuerpo arde en llamas azules, puedo ver los límites de mi hogar, los recuerdos han cesado, el fuego me inunda, y me eleva hasta lo más alto, el sol se vuelve una esfera a lo lejos, al fin entiendo las formas… -¿Y que paso despues hermano?
Bueno, eso te toca verlo por ti misma Sofí, ahora pidele un deseo
A quién?
A la estrella fugaz peque
Whoooaaaaa …. (sus ojos se tornan azules por el brillo de esta estrella que recorre los cielos cada año frente nuestro asteroide)

[ ]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s